La Declaración de Principios
de
CIFEEAC

Las Hipótesis de Trabajo de
la Organización Investigadora de Fenómenos Extraterrestres
más importante de México

CIFEEEAC, el Centro Investigador de Fenómenos Extraterrestres, Espaciales y Extraordinarios Asociación Civil, tiene como objetivo fundamental la recopilación de datos sobre los objetos voladores no identificados (OVNIS) para su estudio y análisis metodológico y científico. Debido a la complejidad de este fenómeno así y sus posibles diferentes explicaciones, CIFEEEAC ha decidido clasificar el sinnúmero de datos que continuamente está obteniendo, en cinco hipótesis o líneas de trabajo:


1 Los OVNIS como fraude.
2 La Teoría de la Tierra Hueca
3 El Inconsciente como Origen de los OVNIS
4 La Materialización de entidades extrañas en nuestro espacio-tiempo
5 La Teoría Extraterrestre



1 Los OVNIS como fraude
No debe descartarse la posibilidad de que muchos avistamientos o informes sobre ovnis sean producto de fraudes, engaños o prefabricaciones de gente mal intencionada cuya finalidad es ganar alguna notoriedad o el simple deseo de engañar o divertirse. Y es un hecho innegable que lamentablemente existe mucha charlatanería acerca de este tema.


2 La Teoría de la Tierra Hueca
Esta teoría que se originó en Brasil y que posteriormente fue adoptada por algunos expertos norteamericanos en ovnis, argumenta que la concepción de una tierra hueca ofrece la hipótesis más razonable del origen de los ovnis y bastante más lógica que la creencia en su origen interplanetario.

Según esta teoría, los ovnis serían de origen terrestre, aunque no provienen de ninguna nación conocida de la superficie de la Tierra, y las naves tendrían su origen en un mundo subterráneo.


3 El Inconsciente como Origen de los OVNIS
Hay personas sinceras, a quienes llamaremos psíquicos, que han informado de sus contactos mentales o telepáticos con las entidades que dirigen los ovnis, o bien que manifiestan el poder de hacerlos llegar a ciertos sitios (convocarlos) o bien, saber anticipadamente cuándo van aquellos a manifestarse. En la opinión de algunos investigadores, lo anterior tiene su origen exclusivamente en el inconsciente de estas personas, algunas de ellas ya bordando el fanatismo.

Es postura de CIFEEAC que cualesquiera que sean la naturaleza, el poder o lo maravilloso de una experiencia de este tipo, es preciso no dejarse dominar por ella al grado de que llegue a gobernar todo nuestro ser.


4 La Materialización de entidades extrañas en nuestro espacio-tiempo
Algunos científicos serios han clasificado el fenómeno ovni dentro del campo de las materializaciones provocadas por fuerzas aún desconocidas o no aceptadas por el instituto científico humano. Es innegable que como hipótesis de trabajo este punto debe ser aceptado.

La aparición de discos, naves y objetos en el espacio que se manifiestan en forma fugaz, así como algunos casos de contacto con sus tripulantes (Encuentros Cercanos del Tercer Tipo), pueden desde luego, en ciertos casos, haber sido provocados por fenómenos que atañen a la parapsicología.

La postura de CIFEEEAC es que, tratándose de apariciones duraderas, concretas, con rastros físicos, con tripulantes u objetos que dejan huellas en el suelo, la parapsicología va a tener que hcer un gran esfuerzo para explicar satisfactoriamente este fenómeno. Pero no creemos que deba detenerse la investigación.

Las materializaciones, risibles para la ciencia humana hace cien años, ahora son objeto de investigación profunda y cuidadosa.


5 La Teoría Extraterrestre
Los partidarios de esta teoría piensan que los ovnis proceden del espacio exterior. Tanto en el pasado como en el presente, nuestro planeta ha estado recibiendo visitas de civilizaciones procedentes del espacio. Ya es un una posibilidad ampliamente aceptada en los círculos científicos serios la existencia de vida en otros planetas, cercanos o lejanos al planeta Tierra. Es por ello que esta teoría, que es la más ampliamente difundida, pareciera ser la más lógica y la que mejor explicara el fenómeno.


CIFEEEAC cree que cada una de las hipótesis de trabajo arriba detalladas, tiene una cantidad de datos suficiente para hacerlas respetables y dignas de ser sometidas a investigación. De ahí que el problema se reduzca a una correcta clasificación de el material o datos que se recopilen acerca de este apasionante fenómeno.



El público no es un niño; a causa de las tremendas implicaciones del asunto, tiene derecho a saber la verdad... aquéllo con que tendrá que enfrentarse, quizá en un futuro no muy lejano.

Ramiro Garza
Director Fundador de CIFEEAC